Buscar

¿PARA QUÉ ESTUDIAR LA PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA?

La Programación Neurolingüística (PNL), como modelo terapéutico, de desarrollo humano y de comunicación puede ser utilizado en diversas áreas de la vida por parte de quienes deseen apropiarse de sus bondades, a través de la aplicación de sus técnicas, en las diferentes situaciones de vive el sujeto de hoy. Mucho se ha hablado al respecto, científicos, médicos, educadores, psicólogos, entre otros representantes de especialidades tan diversas como las ya mencionadas. Desde hace varias décadas se ha comentado sobre el tema, muchas han sido las instituciones que se han abocado a enseñar sus diferentes aplicaciones, sus ventajas y bondades en el logro del éxito personal.

 

Sin embargo, quien se encuentra ajeno a los medios terapéuticos o especializados, desconocedores de la PNL, pudieran preguntarse ¿por qué esa tendencia a hablar tanto de la PNL?, de los cambios que le han acontecido en su diario vivir, en su desempeño como persona, como pareja, profesional y hasta como ciudadano. Al parecer, pues, es una tendencia, pero el ciudadano de a pie pudiera preguntarse, de igual modo, ¿para qué estudiar la PNL?, aquí, en esta interrogante el punto central de este ensayo.

 

Primero, tenemos un punto importante, la interrogante dice ¿para qué?, no dice ¿por qué?. Para qué nos hace pensar en la búsqueda de un objetivo al momento de iniciar el estudio de una disciplina o modelo; es decir, aprender con un objetivo en mente, pues hemos considerado que la PNL nos puede ayudar a alcanzar nuestros fines a lo largo de toda nuestra existencia y nos ayuda a potenciarnos, mejoramos nuestro estilo comunicacional, nuestra empatía, aprendemos a ser más empáticos, más efectivos y mucho más personas.

El por qué, por el contrario, nos remite a justificaciones como, por ejemplo, lo deseo estudiar porque me lo recomendaron, está de moda, porque sería bueno para mi y para mi desempeño personal y laboral; sin embargo, no nos ayuda a focalizar la atención en un objetivo preciso, conciso y real que puedan tener quien decide estudiar PNL; es decir, no potencia la motivación y, en ocasiones, ni siquiera lleva implícito el deseo de apropiarse de la oportunidad para aprender y alcanzar herramientas para el éxito.

 

En relación con las ideas antes referidas, se pronuncia Sambrano (2003), quien señala que estudiar la Programación Neurolingüística “es una aproximación contemporánea a la excelencia” (p. 7). Por tanto, quien se dedica al estudio de este modelo podrá aprender las estrategias más apropiadas para resolver los problemas trascendentales y los de la vida diaria, para comunicarse; por tanto, es una vía para ser respetuoso con uno mismo, con los demás, reconocer que como seres humanos podemos equivocarnos y que no somos los dueños de la verdad, nos permite evitar juzgar y comprender a los demás, tomar conciencia de lo que no sabemos, aprender de las equivocaciones y continuar hacia la búsqueda de la excelencia.

 

Otra respuesta apropiada a la pregunta es que la PNL, ayuda a cambiar los programas mentales que nos hacen actuar y sentir de determinadas maneras, ayuda a reprogramarnos y a procesar información para ser más eficientes en las distintas esferas donde nos desenvolvemos. Visto desde esta óptica, aprender PNL es desaprender conductas inapropiadas e instaurar nuevos repertorios comportamentales más eficientes.

 

Carrión (2006), por su parte, plantea que las bondades de la PNL y que determinan el deseo de estudiarla, están sustentadas en la idea que quien lo hace aumenta al máximo sus potencialidades, pues ofrece flexibilidad del comportamiento, el pensamiento estratégico y la comprensión de los procesos mentales. Así pues, ayuda con la optimización de los recursos mentales y emocionales para aplicarlos a cualquier área de la vida.

 

El citado autor considera, al referirse a la utilidad de la PNL, que contribuye con el modelamiento de formas de pensar y de hacer de aquellas personas que bien saben alcanzar sus objetivos con eficiencia; por tanto, aprenderla sirve para mejorar nuestros procesos de enseñanza, conductas preventivas en el campo de nuestra salud, elevamos la calidad de nuestras relaciones interpersonales y familiares, por cuanto mejoramos la comunicación que establecemos con quienes nos rodean, asumimos con liderazgo nuestro propio proceso de cambio personal, nos incentivamos a ser muestra de motivación y de logro, a vivir una vida plena, de resultados positivos, fortaleciendo nuestra autoestima, resiliencia, capacidad de aprendizaje y reaprendizaje, entre otras bondades que se derivan de tales cambios que experimentamos cuando nos adentramos en el estudio de la PNL.

 

En fin, los aportes de los autores y las reflexiones precedentes demuestran la importancia que tiene la Programación Neurolingüística en la vida contemporánea y conllevan a indicar la pertinencia de su estudio por parte de quienes nos mostramos interesados por mejorar nuestros niveles de excelencia en cada una de las esferas de nuestra vida cotidiana; pues si bien es cierto que está muy difundida la publicidad relacionada con ella, no siempre se le asigna una respuesta concreta en relación con el Para Qué estudiarlo, atendiendo al hecho que la pregunta formulada de lleva a focalizar la atención en el fin para la cual deseamos y damos inicio a su estudio.

 Para aprender a construir nuevos pensamientos inscríbete en nuestro DIPLOMADO PROGRAMACIÓN NEURO LINGÜÍSTICA PNL en modalidad E-learning. No dejes pasar la oportunidad.

Referencias

Carrión, S. (2006). Programación Neurolingüística. Bogotá, Ediciones Credimar.

 

Sambrano, J. (2003). Programación Neurolingüística: El Modelo de la Excelencia. Caracas, Ediciones Alfadil.

 

Escrito por: Dr. Marco Muñoz C. (Sociólogo, M.Sc. Orientación de la Conducta, Operador en PNL)

Ir Arriba

pie de pagina

Fundación Iberoamericana de Altos Estudios Profesionales (FIAEP). Avenida Country Club, cruce con calle San Carlos, Centro Comercial Gold Country, Piso 4, Oficina D-005. Barcelona estado Anzoátegui. Tel. (58) 0281-275.04.13 / 423.11.08   Cel. (58) 0424-8190562. Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.