Buscar

Autor: Manuel García

¿Por qué existen personas que logran llevar a cabo negociaciones a diario con total naturalidad y con altos índices de efectividad?, y ¿por qué a otras personas sencillamente se les hace muy difícil tal situación?

Existen personas que realizan negociaciones cotidianas, algunas sencillas y otra con mayor complejidad, y siempre logran excelentes acuerdos, como por ejemplo: Negociar con la familia donde van a pasar las vacaciones, o negociaciones universitarias cuando el profesor ordena realizar un trabajo de investigación para una fecha determinada, y el mismo no es entregado a tiempo por los integrantes del grupo, y uno de ellos se hace a cargo de la negociación para alcanzar una nueva fecha. 

 

Muchas personas consideran la negociación como una especie de destreza mística, un don divino, una gracia con el cual se nace o no, y si no se nace con dicha destreza nunca se puede alcanzar. Esto es una posición totalmente errada.

Seguro que hay algunos elementos de la naturaleza humana que pueden influir en el resultado de sus negociaciones; seguro que es así, pero por encima de cualquier característica particular que puedan tener, la habilidad del negociador viene directamente de nuestra niñez, sí así es de la niñez, el niño es el constructor del hombre, y no existe ningún hombre que no se haya formado a partir del niño que fue una vez.

“Los niños son constructores de su mundo y los padres son simple colaboradores y guías Dra. María Montessori”.

Partiendo del principio que todo ser humano viene equipado con la capacidad de procesar información a partir de la percepción, el conocimiento adquirido (experiencia) y características subjetivas que permiten valorar la información, procesos tales como el aprendizaje, razonamiento, atención, memoria, resolución de problemas, toma de decisiones y procesamiento del lenguaje etc.

La destreza del negociador forma parte de ese proceso aprendizaje que fue adquiriéndose desde niño(a), periodo en el cual se inicia su desarrollo; para el Premio Nobel de Medicina  Dr. Alexis Carrel, en su libro  L'homme, cet inconnu, escribe: « Sin duda alguna, el período más rico es el de la primera infancia. Éste debe ser utilizado de todos los modos posibles e imaginables mediante la  educación, la pérdida de este período es sencillamente irreparable, en vez de olvidar los primeros años de vida, nuestro deber es cultivarlos con la máxima atención.

El niño tiene una mente capaz de absorber conocimientos y el poder de instruirse a sí mismo; basta, una observación  superficial para mostrarlo “El hijo habla la lengua de los  padres; ahora bien, el aprendizaje de una lengua es una  gran conquista intelectual; nadie se la ha enseñado al niño  y, sin embargo, sabrá usar el nombre de las cosas, los verbos, etc”. Si la madre de un niño inglés muere y es llevado a Francia, el niño aprenderá a hablar francés, si la madre muere el niño seguirá su construcción del hombre Dra. María Montessori, The Absorbent Mind, París 1947.

Se trata de algo mucho más precioso que el oro: El espíritu mismo del  hombre, Dra. María Montessori.

El conocimiento del lenguaje es apropiado por el niño en su proceso de  aprendizaje, así como se apropia de los hábitos y la costumbre de las personas con la cual convive. En estas adquisiciones no hay nada hereditario, y el niño, al absorber el ambiente que lo rodea, plasma por sí mismo el hombre que va a ser en el futuro.

El niño camina, se mueve en su medio ambiente, hace algunas cosas, goza, es feliz; aprende a moverse y el lenguaje, penetra en su mente, así como el poder de dirigir sus movimientos según las necesidades de su vida, pero esto no es todo, el niño, aprende otras cosas con sorprendente rapidez, todo lo que se halla a su alrededor lo hace suyo: Costumbre, religión, la forma de resolver los conflictos violentos o no, se fijan en su mente de forma rápida y estable.

El niño absorbe hasta hacer suyas las costumbres del mundo en que vive, es precisamente en esta etapa del hombre, la niñez, que adquiere los diferentes niveles de destreza para ser un buen o mal negociador, el niño a través de juegos de razonamiento lógico-matemáticos dan sus primeros pasos desarrollando competencias que representan la habilidad de solucionar situaciones nuevas así como  capacidades lógico-intelectuales y procesos de razonamiento analítico-sintético, inductivo-deductivo, concentración, entre otros. Un ejemplo palpable es el caso de los niños(a) que se beneficiaron a través de actividades como la Pintura logrando así niños (a) con altos niveles de creatividad, facilidad para expresar sus sentimientos y fortalecimiento de la autoestima.

Los niños que se desarrollaron en un entorno inspirador donde contaron con  libertad para la imaginación a través de la pintura, manualidades etc, son hombres que tienen hoy en día altos niveles de creatividad pudiendo aportar soluciones innovadoras y creativas a cualquier conflicto. 

Igualmente si el niño se desarrolla en un ambiente honesto,  socialmente equilibrado, será un hombre que tendrá como norte la ética y con amplias habilidades para resolver conflictos de forma creativa y con mayor rapidez.

Todos coinciden en la idea de que el  individuo más cuidado y asistido está destinado a crecer más fuerte, mentalmente más equilibrado y con un carácter más enérgico.

El niño habla, camina, y pasa de conquista en conquista hasta construir el hombre en toda su grandeza e inteligencia. Así como los padres están día a día cuidan la higiene corporal del niño también deben cuidar y proteger una adecuada higiene mental.

A nivel individual: Conócete a ti mismo y podrás adaptar tu capacidad de negociación a tu personalidad, trabaja tu agilidad y tu solidez mental (lograrás gestionar tus conocimientos y tus emociones).

Es por ello que podemos decir que si en tu niñez no pudiste desarrollar en forma plena tus habilidades para ser creativo a través de juegos de razonamiento lógico-matemáticos, así como capacidades lógico-intelectuales y procesos de razonamiento analítico-sintético, NO te preocupes ya que se pueden adquirir dichas destrezas a través de la comprensión y empleo efectivo de los procesos de comunicación, percepción y persuasión, desarrollando en ti habilidades de negociación efectiva en cualquier ámbito.

Ir Arriba

pie de pagina

Fundación Iberoamericana de Altos Estudios Profesionales (FIAEP). Avenida Country Club, cruce con calle San Carlos, Centro Comercial Gold Country, Piso 4, Oficina D-005. Barcelona estado Anzoátegui. Tel. (58) 0281-275.04.13 / 423.11.08   Cel. (58) 0424-8190562. Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.