Buscar

 

 

Desarrollo de la Inteligencia Cultural: Habilidad del siglo XXI

 

Empresas y organizaciones cada vez más trabajan o negocian con personas de otras culturas. Es una tendencia mundial y no tiene vuelta atrás. Preparar a líderes, managers y colaboradores para hacer frente a estos desafíos culturales es una tarea fundamental en un mundo hiperconectados.

 

El desarrollo de la inteligencia cultural es el camino que ayuda a las personas a transformarse en profesionales “Glocals” (pensar global actuando local). Para tener una visión global de los negocios se requiere entender cómo otras culturas funcionan, cuáles son los elementos diferenciadores y cómo adaptarse a ellos sin perder su propia identidad.

 

¿Qué es la Inteligencia Cultural?

La inteligencia cultural es la capacidad de interactuar con eficacia y de forma fluida en diferentes contextos o desafíos interculturales. Este concepto surge hace 15 años y engloba ideas como la comunicación, las competencias y la conciencia intercultural.

 

Nadie nace culturalmente inteligente. Es un proceso de aprendizaje que incluye un factor cognitivo (entender), emocional (actitud) y experiencial (contacto con lo diferente).

 

La inteligencia intercultural se compone de tres pilares:

Conocimiento:  Son conceptos, modelos, herramientas que permiten “leer y comprender” a otras culturas. Es el marco de referencia conceptual. Desarrollado, en los últimos 70 años, por sociólogos, antropólogos y lingüistas. Se usa en el mundo de los negocios y en el ámbito académico.

 

Conciencia cultural: Es la habilidad de poner atención a las señales de una determinada situación intercultural, de forma reflexiva y creativa, encontrando la estrategia adecuada para ser usada en ese momento.

 

Competencias Interculturales: Son necesarias para adaptarse a desafíos interculturales. Las habilidades generales son adaptabilidad, conciencia cultural, visión o pensamiento global, apertura y flexibilidad. Sin embargo, características tales como: curiosidad, interesarse por lo diferente, empatía, buen manejo de relaciones personales, perserverancía y resiliencia son aspectos claves para que un profesional pueda desempeñarse adecuadamente en mundo globalizado.

 

Es decir tener inteligencia emocional es una condición necesaria para desarrollar inteligencia cultural.

 

El desarrollo de competencias específicas, dependerá de la situación y contexto cultural en que una persona se encuentra en ese determinado momento. Por ejemplo, liderar un equipo multicultural requiere adaptar formas de dar respuestas o feedback, reevaluar el proceso de toma de decisiones y adaptar el estilo de liderazgo. Todos estos elementos tienen un fuerte componente cultural.

 

Un buen líder en una empresa en Alemania puede ser un verdadero fracaso liderando un equipo de trabajo compuesto por personas en América Latina en caso de que esa persona siga usando el mismo estilo que lo hizo exitoso en su país. Ser flexible, adaptarse a un estilo de comunicación indirecto y aprender a leer entre líneas son habilidades que ese líder alemán deberá desarrollar para tener éxito en este nuevo entorno cultural.

 

Otro ejemplo ligado a la comunicación. En culturas asiáticas colectivistas se suele integrar a todas las personas que son parte del grupo en la comunicación. Un correo electrónico no solo va dirigido a la persona interesada en el asunto, sino que se copia a todos los destinatarios que son parte de ese grupo. De manera que estén todos informados. Si esto no se hace se está rompiendo la armonía dentro de ese grupo. En el mundo occidental, en tanto, la comunicación es más directa y solamente las personas involucradas están en contacto ya que la confidencialidad es una práctica apreciada.

 

¿Cómo desarrollar la inteligencia cultural?

El primer paso es el contacto con la diversidad en general y con otras culturas. Hay que tener experiencias interculturales. Así se pueden analizar situaciones que crean conflicto y luego aprender de ellas.

 

Cursos, formaciones y coaching intercultural ayudan a analizar y comprender esas experiencias a través de un marco conceptual que explican el por qué y el cómo de los comportamientos humanos. Así es más fácil entender y reaccionar frente a nuevas experiencias.

 

En el libro Cultural Intelligence, el experto Brooks Peterson dice que “la interacción exitosa con personas de otras culturas es el corazón de la inteligencia cultural. Conocer sobre hechos y datos es útil, pero su acercamiento no puede ser sólo académico o intelectual. Usted necesita saber cómo interactuar con éxito con la gente”.

 

**Verónica De la Fuente, consultora y facilitadora intercultural Coach Intercultural (ACC ICF), escribió la columna: “Desarrollo de la Inteligencia Cultural: Habilidad del siglo XXI”, en la antesala del inicio del curso Management Intercultural: Desarrollo de habilidades directivas en entornos multiculturales, que se realizará entre el 23 y 25 de agosto de 2017.

 

Fuaente

 

La Escuela de Administración UC

Ir Arriba

pie de pagina

Fundación Iberoamericana de Altos Estudios Profesionales (FIAEP). Avenida Country Club, cruce con calle San Carlos, Centro Comercial Gold Country, Piso 4, Oficina D-005. Barcelona estado Anzoátegui. Tel. (58) 0281-275.04.13 / 423.11.08   Cel. (58) 0424-8190562. Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.